miércoles, 7 de julio de 2010

KYLIE MINOGUE

Os dejo con una selección de videoclips de la cantante australiana que en mi adolescencia me tenía loquico. Y para qué negarlo, ahora también (ay omá, que rica).

Salvo por su problemas por el cáncer (pobrecica), parece que cada día está mejor (¿cirugía, o algún pacto con el diablo?).

- Where the wild roses grow, haciendo duo con Nick Cave, que ejerce de su asesino en este video inspirado en el cuadro "Ofelia" de John Everett Millais:




- Some kind of bliss, rodado en el desierto de Tabernas (Almeria):



¿A que viene lo de policeia?

- Did it again, o como las diferentes facetas de Kylie no se llevan muy bien que digamos...




- Spinning around, y los pantalones cortos más famosos de la historia de los videoclips:




- Please stay, con guitarra española:




- On a night like this, con Kylie haciendo de la descontenta mujer trofeo de Rutger Hauer:




- Kids, cantando con Robbie Williams:





- Your disco needs you, en cuya versión española Kylie dice: Nunca estás sola / Sabes lo que tienes que hacer / No le falles a tu pueblo / ¡Tu discoteca te necesita!:




- In your eyes, tal vez mi canción favorita:




- Can´t get you out of my head, la canción más famosa de su carrera (y otro de sus vestuarios para recordar, jeje):




- Love at first sight:




- Come into my world, Kylie se repite (literalmente):




- Slow, rodado en la piscina municipal de Montjuïc (Barcelona):




- Red blooded woman:




- I believe in you:




- 2 Hearts:




- In my arms, una apoteosis ochentera:




Y de bonustrack, el famoso anuncio de Agent Provocateur:



No se habrá hecho icono gay por esto, precisamente...

1 comentario:

Antòpièveloce dijo...

Hay que ser valiente para poner semejante lista de vídeos de la Kylie, y no temer por uno su integridad moral...pero qué diablos ¡me gustan todos! Siempre me había molado el de Spinning around, por razones obvias, aunque mi favorito era la colaboración con Nick Cave (tengo el disco y me parece una pasada). Buena selección de la aussie, sí señor.
Y felicidades por el blog!